Codelco Educa / Procesos Productivos / Niños

Lo primero es encontrar el cobre en la naturaleza, encontrar un yacimiento. Para ello se explora la tierra con máquinas que la perforan y con satélites que toman fotos desde el espacio.



Cuando se ha descubierto un yacimiento se comienza a contruir una mina subterránea o una mina a rajo abierto para extraer el mineral. Después de una gran tronadura, el mineral se extrae de la mina con la ayuda de grandes palas mecánicas y camiones.



Cuando llegan los camiones cargados de rocas mineralizadas de la mina, estas se deben reducir de tamaño. Es entonces que necesitamos del chancado y la molienda para convertir las rocas en polvillo y empezar el proceso de separación o purificación del cobre.



Luego que la roca mineralizada está molida, se introduce en piscinas con agua con burbujas para que lo que es cobre se pegue a ellas y flote y lo que no es cobre se vaya al fondo. Así se obtiene concentrado de cobre.



En la fundición se continúa con un proceso de purificación del cobre, solo que esta vez se realiza en hornos especiales y a muy altas temperaturas. El cobre que se obtiene es moldeado en placas llamadas ánodos, que luego pasan a otro proceso llamado electrorrefinación para seguir purificándose.



Con las rocas chancadas y molidas se forman unas grandes superficies, como cerros planos en su punta y se riegan con agua y ácido sufúrico durante días hasta obtener sulfato de cobre. Este líquido se lleva al proceso de electroobtención.



Los ánodos de cobre que se obtienen de la fundición tienen que ser purificados aun más, para eso se llevan a celdas electrolíticas donde se obtiene cobre de alta pureza llamado cátodos de cobre.



El sulfato de cobre que se obtiene de la lixiviación se introduce en celdas a las cuales se le aplica electricidad para recuperar el cobre y separarlo de lo que no lo es. En este proceso se obtienen cátodos de cobre de alta pureza.



El cobre no solamente se trata con ácido sufúrico o con fuego. También existen un método que se recupera el cobre gracias a la acción de bacterias. A eso le llamamos “Biolixiviación”.