imagen 1

Cobre / Propiedades

Imprimir      Tamaño letra: Aumentar texto Achicar texto
  • Resistente a la corrosiónOpen or Close

    El cobre no se ve alterado por la corrosión ya que los distintos medios que lo rodean no deterioran sus propiedades físicas ni químicas. El cobre y sus aleaciones pertenecen al grupo de metales que son más resistentes que otros a la corrosión gracias a una película protectora que crece naturalmente en ciertos medio ambientes.

    Por esta razón los productos fabricados en base a cobre tienen una vida útil muy larga, ya que conservan sus características originales con el paso del tiempo.

    El cobre es de los metales más usados en la fabricación de tuberías, ya que tiene la menor tendencia a la corrosión y permanece inalterado frente a condiciones que hacen que otros metales se corroan.

    Esta propiedad del cobre le ha permitido ser considerado apto para la construcción. Además, su ductilidad y maleabilidad le otorgan una gran resistencia mecánica, que le permite soportar los esfuerzos del proceso de doblado y la manipulación de los obreros.

    La resistencia del cobre es legendaria. Existen referencias que señalan que el cobre como material de construcción se ha mantenido en buen estado durante muchos años, siendo los soportes –y no el cobre- los que fallan en la mayoría de los casos. Por esta razón, construcciones realizadas con cobre pueden ser habitables por décadas aun en los ambientes más hostiles. Por su alta resistencia a las inclemencias del tiempo, el cobre ha demostrado una durabilidad que supera los 100 años aun en ambientes marinos o corrosivos.

    Está comprobado que en el campo de la edificación industrial, en espacios de atmósferas agresivas y contaminadas, el cobre junto con el acero inoxidable son los materiales más resistentes a la acción de ácidos y detergentes fuertes.

    A lo anterior se suma su alta temperatura de fusión (1083°C), lo que lo hace muy resistente al fuego, siendo capaz de retardar el avance de un incendio.

    Por ser resistente a la corrosión el cobre se usa en:

    Cascos de embarcaciones y plataformas marinas
    Cubiertas, techumbres y desagües
    Pernos, clavos
    Usos decorativos interiores
  • Conductor de electricidadOpen or Close

    La principal propiedad del cobre es su alta conductividad eléctrica y capacidad de transmisión de voz y datos.

    Su extraordinaria conductividad (del 100% en el cobre puro) es solo superada por la plata, por lo que su uso más extendido se da en la industria eléctrica.

    En las redes de distribución de baja tensión, el cobre tiene propiedades especialmente ventajosas en comparación a otros conductores. Por una parte, es el más eficiente porque es uno de los metales con el menor índice de resistencia, y una mayor capacidad de conducción. Si tomamos como ejemplo un conductor de cobre y otro de aluminio del mismo calibre, el primero tiene una capacidad de conducción 28% superior a la del segundo, y presenta mayor caída de tensión. Es más: en un conductor de cobre, las pérdidas por Efecto Joule son de un 58% menos que con respecto al aluminio.

    Por otra parte, los conductores de cobre no necesitan el uso de "manguitos" bimetálicos o conectores. La presencia de cobre en los conductores garantiza la eliminación de probables fallas originadas por falsos contactos debido a óxido no conductivo (como ocurre con el aluminio), y proporciona una mayor facilidad en el empleo de soldaduras terminales y/o empalmes.

    Por ser conductor de electricidad, el cobre se usa en:

    Cables eléctricos
    Telefonía
    Electrónica
    Computadores
    Transporte
    Electrodomésticos
    Generadores,
    Motores,
    Reguladores,
    Equipos de señalización,
    Aparatos electromagnéticos
     Sistemas de comunicaciones
    Equipos de aire acondicionado
  • Conductor térmicoOpen or Close

    El cobre es un excelente conductor térmico ya que permite que el calor se distribuya uniformemente a lo largo de su superficie. Esto hace que sea muy valorado para calentar o enfriar eficazmente un líquido o gas.

    Esta propiedad en combinación con otras —como el ser fuerte, resistente a la corrosión y no magnético— permite su uso en aleaciones destinadas a la construcción de maquinaria especializada y piezas para procesos industriales.

    Por ser conductor térmico, el cobre se usa en

    Utensilios de cocina
    Radiadores
    Paneles solares
    Calefont
    Refrigeradores
    Intercambiadores de calor

  • Maleable y dúctilOpen or Close

    El cobre es dúctil ya que es capaz de alargarse y estirarse. También es maleable ya que de él se pueden obtener láminas muy delgadas. De hecho, ocupa el cuarto lugar entre los metales más maleables, después del: oro, plata y platino, y antes que el estaño, plomo, zinc, hierro y níquel.

    Sus características tecnológicas más importantes son su aptitud para la elaboración secundaria por extrusión, laminación, trefilación y fabricación de curvas y embocinados; su solubilidad en fase sólida le permite unirse a otros metales para formar aleaciones.

    Su capacidad de deformarse en caliente y en frío, permite que el trabajo en cobre sea relativamente fácil, pudiendo adaptar su grosor y forma a las distintas necesidades.

    Si las láminas de cobre se refuerzan haciendo pliegues, es posible obtener resistencias entre dos puntos de apoyo con cargas de hasta 450 kg/m2.

    Por ser maleable y dúctil, el cobre se usa en:

    Cañerías
    Tuberías
    Alambres
    Artesanías
    Alfileres, botones

  • ReciclableOpen or Close

    El cobre es un material 100% reciclable, que permite recuperar metales de sus aleaciones y que mantiene sus propiedades (químicas y físicas) en el reciclo.

    Se estima que de todo el cobre extraído durante la historia de la humanidad, el 80% aún permanece en uso, porque la tasa de reciclaje del cobre es más alta que la de cualquier otro metal. Esto, en parte debido a la durabilidad y solidez de los productos del cobre, que hacen posible la existencia permanente de metal para ser reciclado.

    Virtualmente todos los productos hechos de cobre pueden ser reciclados, en todas las etapas del ciclo de vida del producto que componen. Si el residuo es cobre puro y no ha sido contaminado con otros metales, se puede generar un producto de alta calidad a partir de él. Igualmente, si el residuo se mantiene segregado y consiste de solo una aleación, es más fácil transformarlo en un producto de buena calidad. Esta propiedad resulta especialmente beneficiosa para el medio ambiente y la industria de la construcción, al generar menos residuos y permitir el ahorro de energía.

    Por ser reciclable, el cobre se usa en:

    Tuberías y techos

     

  • BactericidaOpen or Close

    Antes de que se conociera que los microorganismos existían, los ciudadanos del antiguo Imperio Romano usaban el cobre para mejorar la higiene pública. Se dieron cuenta que el agua transportada a través de este material era segura de beber y que los utensilios de cobre para cocinar ayudaban a prevenir enfermedades.

    Mucho después, cuando fueron descubiertos los microbios y se relacionaron gérmenes, bacterias y otros microorganismos con infecciones y enfermedades, los científicos comenzaron a entender cómo la propiedad antimicrobiana del cobre podía ser utilizada para proveer beneficios adicionales.

    El cobre evita la proliferación de ciertas bacterias, limitando su crecimiento o inactivándolo. Tiene una acción bactericida contra ciertos agentes infecciosos como la Escherischa colli (bacteria causante de diarreas) y el vibrión del cólera, cualidad que no tienen otros materiales como el PVC (plástico) o el aluminio. Muchas especies de bacterias dañinas, moho, algas y hongos son inactivados, y otros tienen una tasa de 0% de supervivencia.

    El contacto permanente de nuestras manos con accesorios de cobre o sus aleaciones (pasamanos, barras, muros, griferías, manillas), nos protege en forma natural de microorganismos que no podemos ver a simple vista. Por eso, el cobre ha jugado un rol significativo y a veces sorprendente en mejorar la salud pública. Sus propiedades antimicrobianas ayudan a proteger contra infecciones en hogares, en el trabajo, en hospitales y contra enfermedades importantes para varios cultivos agrícolas.

    En febrero de 2008, la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos, EPA, aprobó el registro de 270 aleaciones de cobre, reconociendo su propiedad bactericida en superficies de contacto, con aplicaciones en salud. El cobre es el metal más eficiente en el mundo para eliminar bacterias, virus y hongos en esos usos.

    Por sus propiedades bactericidas, el cobre se usa en:

    Aire acondicionado
    Herraduras de los caballos
    Dispositivos antisísmicos
    Melaminas
    Superficies y pinturas
    Cañerías y griferías
    Pasamanos (como por ejemplo, en el metro de Santiago)
    Barandas en camillas de hospitales
    Sabanas y toallas en hospitales
    Superficies de zonas críticas de hospitales
    Textil: toallas, calcetines, ropa interior, plantillas
    Jaulas en acuiicultura
    Aplicaciones marinas como mallas, cascos de barcos, ya que evita el efecto de fijación de algas y organismos marinos.
  • Necesario para la saludOpen or Close

    El cobre es un elemento básico para la vida humana. Su consumo es necesario para el funcionamiento de algunas enzimas vitales para el metabolismo energético, es importante para el sistema nervioso y el equilibrio de otros minerales beneficiosos como el zinc y el molibdeno.

    La dieta alimenticia diaria de un adulto requiere entre 1 y 2 miligramos de cobre, mientras que la de los niños necesita entre 0,5 y 1 miligramo. En dosis adecuadas favorece la actividad metabólica del hígado, el cerebro, los riñones y el corazón.

    El cuerpo no puede fabricar cobre, por lo que la principal fuente de cobre para la alimentación humana, sin importar la edad, es la dieta alimenticia. El cobre es un ingrediente natural en la mayoría de los alimentos. En general, se encuentra presente en los alimentos ricos en minerales como verduras (papas), legumbres (porotos y arvejas), cereales (centeno y trigo), frutas (duraznos y pasas), nueces, maní y chocolate.

    Como es un elemento natural que se encuentra en la corteza terrestre, la mayoría de las aguas superficiales y subterráneas del mundo que se utilizan para beber contienen cobre. Este no es riesgoso para el ser humano, incluso hay casos donde el agua llega a tener "un sabor metálico".

    El cobre produce energía combustible y previene enfermedades óseas, detiene el daño celular; y promueve el desarrollo fetal apropiado.

    El cobre es necesario en la fabricación de tejido conectivo, el cual une una parte del cuerpo con otra, mantiene los órganos en su lugar, refuerza el corazón y los vasos sanguíneos, y refuerza la fortaleza de los huesos. La importante función del cobre en la formación de colágeno (un tejido conectivo en los huesos y la piel), subraya el hecho de que el calcio y el cobre son vitales para la formación y mantención de huesos fuertes. De hecho, estudios realizados con animales han demostrado que las fracturas óseas, las anormalidades esqueléticas y la osteoporosis son más frecuentes cuando hay deficiencia de cobre.

    El cobre ayuda a convertir el hierro en su forma férrica, el tipo más útil, y también ayuda a transportar el hierro hacia y desde los tejidos. Una deficiencia de cobre puede producir anemia y una sobrecarga de hierro en los tejidos.

    La deficiencia de cobre con síntomas severos es escasa, pero la investigación demuestra que no todas las personas logran las metas recomendadas de cobre diario, diseñadas para una salud óptima.

    Aunque el cobre se encuentra en los lugares más recónditos del cuerpo, tiende a concentrarse en los órganos con alta actividad metabólica, incluyendo el hígado, cerebro, riñones y corazón.

    Bebés saludables

    El cuerpo de un feto almacena el mineral durante el último trimestre del embarazo para asegurar que el cobre esté disponible después del nacimiento para llevar a cabo docenas de funciones metabólicas.

    El cobre es crucial para la formación óptima del cerebro y sistema nervioso de un niño. El mineral es responsable de la producción y mantención de la mielina, el material que rodea y protege las células nerviosas y cerebrales. El cobre desempeña además una función en la fabricación de neurotransmisores, los mensajeros químicos que propician la comunicación entre las células nerviosas.

    El cobre defiende a las células de la oxidación perjudicial. Los radicales libres recorren su cuerpo buscando crear problemas a través de la oxidación de las células sanas. Los científicos dicen que las células oxidadas aumentan su riesgo de contraer cáncer y enfermedades cardíacas. Afortunadamente, el cobre cumple una función en la elaborada defensa del cuerpo contra la oxidación. Como parte de las enzimas encontradas dentro y alrededor de las células, el cobre ayuda al cuerpo a neutralizar los radicales libres para impedir la destrucción celular.

    Los lactantes prematuros y ciertos niños están particularmente predispuestos a una deficiencia de cobre. Alimentarlos con fórmulas lácteas que pueden ser bajas en cobre disponible, exacerba el problema. Los lactantes que se están recuperando de una desnutrición asociada a una diarrea crónica también deben evitar una dieta basada principalmente en la leche de vaca debido a sus muy bajos niveles de cobre.

    Aunque extraordinariamente escaso, algunas personas pueden estar genéticamente predispuestas a un trastorno relacionado con el cobre. La enfermedad de Menkes es un trastorno hereditario del metabolismo del cobre que produce una deficiencia de cobre y, finalmente, un daño irreversible. Por contraste, la enfermedad de Wilson está marcada por la excreción defectuosa de cobre. Como resultado, el cobre se acumula en los tejidos, incluyendo el hígado, cerebro y córnea.

    Fuente: Codelco

volver subir